Ir al contenido principal

Entradas

LO NUEVO

Solicitaba entonces
la presencia de un amante
y no tanto por la cuestión del 
sexo prohibido
que sabe a gloria siendo el infierno
sino por el asunto
de la poesía
de los atardeceres robados
de caminar descalzos
de compartir espacios vedados para los otros
por el asunto de mirarse a hurtadillas
del claroscuro de los besos
de la posibilidad de volvernos eternos
un amante parecía entonces
el pretexto perfecto...
..................................Y lo sigue siendo.




Entradas más recientes

El árbol de la codicia